Top Superior

Elegir tu nombre de marca en función de qué o quién aporta su valor

tu nombre de marca segun la quién o qué aporta valorEsta es una pregunta que seguramente no te hayas hecho nunca pero influye de gran manera a la hora de elegir el nombre de marca que representará a tu negocio, pues solo hay dos vías, el valor en tu negocio puede ser aportado por una persona o por un producto o servicio.

Versace fue una marca que se creó a finales de los setenta a partir del buen hacer del diseñador Gianni Versace. Aunque Gianni falleciera asesinado a finales del siglo pasado la realidad es que  fue él y no otro quien aportaba el valor a su marca. Con sus diseños exuberantes y provocativos, contrarios a otra marca italiana de moda como Armani, las actrices y cantantes de los 80 morían por ser vestidas por el diseñador iitaliano no por otro, sino por el mismo Gianni Versace. A partir de ahí la marca Versace se asoció a los diseños de Gianni y la marca creció en torno a la reputación del modista, así que fue la persona quien aportó verdadero valor a la marca y por tanto Gianni Versace el nombre de marca.

¿Qué ocurre en el caso de Apple? Aunque Steve Jobs tuviese gran culpa del éxito de la empresa de Cupertino y su imagen fuera muy mediática, nadie compró los primeros iPhone porque hubiesen estado diseñados por el gurú de la tecnología sino porque eran un buen producto cuyo uso hacía la vida más fácil a quienes lo tuvieran. El valor lo aporta el producto en este caso.

En un principio, antes de lanzar tu producto o servicioy elegir un nombre de marca deberás plantearte de manera honesta si eres tú quien aporta el valor, o es la empresa en sí misma y te voy a poner unos ejemplos claros para que salgas de dudas.

Los profesionales autónomos tienen más posibilidades de ser ellos mismos quienes aporten el valor a la marca. Diseñadores de moda, joyeros, dentistas, abogados, auditores… pequeños empresarios que montan un negocio y asocian su nombre al mismo. Tiene toda la lógica del mundo, pues su nombre de marca se asocia a su reputación personal, y aunque al final en el devenir del negocio en el tiempo no sea esa persona quien hace los diseños, quien te atiende en la consulta o quien te defiende en los tribunales, recae todo el valor en la forma de trabajar de quien la creó y en la reputación heredada.

Empresas que ofrecen productos o servicios y cuyo modelo de negocio es expansible son un caso totalmente diferente pues no se quieren asociar a la reputación de una persona sino centrarse en el qué ofrecen al cliente. Es obvio que marcas como Zara, H&M o Mango tienen una serie de diseñadores detrás, pero ¿Qué papel juegan? Fundamentalmente son otra pieza en la cadena de producción. Nadie compra una prenda de estas marcas por que las haya diseñado tal o cual persona. A veces es cierto que lanzan colecciones de algún diseñador famoso y añaden “by Jimmy Choo”, pero es un caso diferente, la marca no se toca.

¿Cuál es tu caso? Si, por poner un ejemplo, vas a abrir un restaurante te aconsejo que no te vayas al típico tópico Hermanos (apellido de los restauradores), porque además de ser rancio, a no ser que tu formes parte de los Roca del Celler de Can Roca, aun tendrás una reputación por ganar, y lo tendrás crudo para hacerte respetar a partir de ese momento como chef. Seguramente resulte más divertido encontrar otro nombre acorde con lo que espera el cliente de tu local.

En resumen, ¿El valor de tu negocio lo aporta tu reputación o la de tus productos o servicio? Respondiendo a esta pregunta ya sabrás si puede ser tu nombre o no la marca de tu empresa.

Si te ha gustado, comparte.

Comentarios cerrados